Durante el siglo XVII los sucesivos reyes de Castilla y Aragón habían perdido parte del control político y económico de sus colonias americanas. Esta circunstancia favoreció el florecimiento económico y social de las colonias y la conformación de élites locales que tenían cierta influencia en la administración colonial. La situación cambió a lo largo del siglo XVIII con la llegada de los Borbones1, que tomaron medidas para aumentar el control político y económico de la metrópoli sobre las posesiones de ultramar. La política colonial de Carlos III, inspirada en el despotismo ilustrado, buscó generar modificaciones “desde arriba” sin cambiar las relaciones sociales2. Entre las principales Reformas Borbónicas se encuentra la creación del Virreinato del Río de la Plata (1776), que transformó a Buenos Aires en la nueva sede de gobierno.

  • Link al documento
  • Autor(es): Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Fecha: 2011-01-31
  • Número de páginas: 12
  • Volumen: Vol 5 No 9
  • Páginas: 136-146
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.